Crítica aparecida en el día . Autor:

Apología de la tierra. Original de Dolores Pincheira

Este bello título, “Apología de la tierra”, corresponde a una colección de treinta y ocho poemas prologados por Raúl Silva Castro y editados por Nascimento.

La autora, maestra e hija de maestro, por haber estado siempre dando de sí, vertiendo la luz de su espíritu sobre sus alumnos y sobre sus hijos, que también lo son, no había tenido ocasión de dar a las prensas el auténtico valor poético que ella escondía, ese tesoro oculto que estaba destinado fatalmente a aflorar algún día.

Dice Silva Castro en su prólogo que Dolores Pincheira ha llegado tarde a la cita de su estirpe, de su familia de escritores, pero –agrega- “en su brazada hay rosas, muchas rosas”. Es una forma poética y delicada para expresar lo que todos comprendemos frente a la obra de arte: que ante la creación no hay edad o tiempo cronológico, que viene a ser como el devenir del olvido, a veces lento, otras precoz. Pero la creación recrea. Y anula el olvido. Goethe pudo vibrar de pasión juvenil a los ochenta años. Es una excepción, pero existió.

El verso de Dolores Pincheira es suelto y fácil; es como el verter de un agua cristalina desde un cántaro pleno. Hay, como en el corazón del hombre, altibajos; cimas y simas. Pero, en general, es una poesía auténtica a fuerza de ser sincera, y contenida en un sacrosanto pudor que la hace referirse casi siempre a las cosas de su patria, a la geografía o al acaecer chileno, y solo a veces, por segundo, deja entrever lo que velado existe en el secreto recóndito de su sensibilidad.

Puede Dolores Pincheira describir con la misma poesía los paisajes físicos y crear para ellos un clima preciso o específico, cual ocurre, por ejemplo, en los poemas “Primavera”, “Verano”, “Otoño” e “Invierno”, y puede también crear ese clima interior del paisaje del alma; el paisaje de la soledad, del amor, del ensueño.

El romanticismo es aquí, sin duda, el señor que domina sin contrapeso en toda la obra. Y ello háceme recordar a Rubén Darío cuando gritó: “¿Y quién ‘es’ no es un romántico?”

En estos poemas, que son, como decía, paisajes y reminiscencias, encontramos cosas admirables como, en el “Canto al árbol”, estas palabras:

“Desde entonces te amo,

quizás si mucho antes,

desde que galopó como flor derramada

el arrebato que formó mi estirpe”.

Y encontramos otros que pierden algo de su vuelo poético, por su forma desaliñada, como el poeta que escribió con desgano, por ejemplo, en el poema “Alas”:

“Soy una hoja más

en el silencio

que navega en las nubes

blancas.

El sol se ha vuelto humo,

zumba la soledad

entre las ramas,

la lluvia bailotea

en las pataguas”.

Otros son como una imagen pasajera y quisiéramos saber más, con la sensación de que algo quedó trunco; esto se observa, v. gr., en el poema “Mis perros”, que tiene un ritmo y una musicalidad muy definidos.

En general, como dije, es la expresión de un auténtico poeta, con alto vuelo. Oigamos algo del “Canto a mi padre”:

“Padre,

en mi ansia febril por encontrarte

amor tiembla en mi voz

y se hace ruego.

Busco tu rostro en mi recuerdo

y acude tu presencia

a mi llamado.

Porque algo de ti

que se prendió en mi espíritu

me empuja a buscarte en el arcano,

resplandece entre mis sueños

y es la esencia

de mi inquietud y mis desvelos”.

Se acaba el espacio. Hay que oír, finalmente, el comienzo de “Vieja historia”, que muestra otra faz del poeta:

“Os voy a referir mi vieja historia:

soy prestidigitadora empedernida

y entre la enmarañada urdimbre

de mi novelería

voy extrayendo pájaros y aromas,

cautivos resplandores,

una paloma de lánguidos temblores,

mi adolescencia intacta”.

Como vemos, para tal prestidigitadora no prevalece el olvido.

En suma, Dolores Pincheira se perfila como un poeta definitivo. Aconsejaríamos una revisión de los pequeños detalles. Parece cual si hubiese escrito sin releer, como diciendo: ahí va eso; si os gusta, bueno. Pero el deber del escritor es dar de sí lo más cercano posible a la perfección. Y esto, por supuesto, no es una crítica; es un consejo amable, como de un viejísimo amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *